6 tipos de extorsiones telefónicas, evita caer en alguna de ellas

Compartir


extorsioneees

Muchas personas suelen caer en extorsiones telefónicas y es una manera muy simple en la que los delincuentes logran sembrar el terror psicológico en nosotros y lo utilizan para sacarnos información sobre nuestros datos financieros. Existen varios tipos de extorsiones telefónicas y entre ellas tenemos las siguientes:

1.- Te llaman agresivamente diciéndote que te tienen vigilado a ti y a tu familia, que tu casa está en constante vigilancia, y que si no depositas cierta cantidad de dinero en una cuenta bancaria que ellos te dan, estás en grave peligro. Si te dicen tu nombre completo y dirección, ¡reacciona!, muchos de estos datos los han obtenido del directorio telefónico o de alguna página donde hayas metido esos datos, pero ten por seguro que ni siquiera saben quién eres.

2.- Alguien dice ser tu pariente, uno que hace mucho no ves, ojo nunca des nombres, “¿eres tu Juan?” Se lo darás en bandeja de plata pues dirá “sí, soy Juan”, por eso si ese familiar te dice que debes enviarle dinero porque está detenido, trae regalos para ti, trae mucho dinero, o fue secuestrado, deja que hable, no podrá sostener por mucho la mentira.

3.- Alguien te llama llorando, esta es una de las formas de extorsión más utilizadas ya que te hablan preguntando por tu papá o mamá diciendo que algún familiar acaba de fallecer, obvio que al escuchar la voz en llanto es muy difícil reconocerla, y por más que le pidas que te diga cómo se llama se escudara en decir que le llames a tu papá, deja que hable, no podrá sostener por mucho la mentira. Lo que ellos pretenden es causar confusión y obtener más datos  para seguir con la extorsión y esos mismos datos los usan para extorsionarte como cuando es el caso de un pariente.
Nunca den más información de la que te dan. La recomendación es que inmediatamente al colgar con el extorsionador te comuniques con tus parientes y verifiques si es en verdad de que algo paso. Si no logras comunicarte con tus familiares nunca den por hecho que al no contestarte se trate algo malo.

4.- Te llaman muy formalmente diciéndote que te has ganado un carro, o algún otro premio ¿Y no participaste en ninguna rifa? Ningún banco premia por el sólo hecho de pagar con tarjetas, y menos te piden que les deposites dinero. Esto es que el extorsionador te dice que para poder entregarte el premio debes depositar una cantidad de dinero a una cuenta que ellos te proporcionan, a fin de cuentas el premio es mucho más que lo que tú deposites. Pero ojo, después de que depositas ya nadie te vuelve a llamar y te han robado tu dinero.

5.- Cuidado con las muchachas del servicio, los niños y las personas de la tercera edad. Pueden llamarte y ponerse a platicar sin más preguntando por “Juan Pérez”, y la persona confiada responde, “Aquí no vive ningún Juan Pérez, sólo estamos el niño y yo”, o “Los dueños de la casa andan de viaje”, o “Aquí sólo estoy yo y soy una anciana”. Cuidado con las palabras pronunciadas a los extraños. Lejos de hacer más fácil al extorsionador para coaccionar a realizar un depósito bancario, pueden llegarse a cometer robos a propiedad privada si se brindan datos tan delicados como el movimiento de la gente en la vivienda.

6.- Por último nunca permitas que personas ajenas entren a tu casa, sé muy precavido con los repartidores de agua, gas y trabajadores eventuales. No se trata de menospreciar a los individuos, pero sí de tomar las previsiones necesarias con la información personal y del domicilio.

Muchas bandas delictivas operan bajo disfraces insospechados para atracar a los desprevenidos.
Inclusive bajo esta máscara pronto podrían llamar a tu casa y amedrentarte con datos muy precisos para aumentar tu desconcierto y miedo, y así lograr su objetivo de despojarte de tu dinero. Y recuerda que la prevención es el arma que todos debemos portar.


¿Preguntas? Contáctanos