Consejos para evitar las situaciones de riesgo en la oficina

Compartir


En la mayoría de las empresas, independientemente del sector en el que se desarrollen, existen oficinas en donde se llevan a cabo las actividades administrativas y el tratamiento de la información que conllevan al uso de soporte escrito o electrónico.

A pesar que, el trabajo de oficina es considerado un ambiente limpio y seguro, la realidad es que los accidentes ocurren. Si bien es cierto que los accidentes no suelen ser tan graves, como los ocurridos en ambientes laborales de campo, igual debemos tratar de evitarlos.

Los principales riesgos a los que están expuestos los trabajadores en su actividad de oficina son:

  • Caídas de altura, por ejemplo de la silla de trabajo.
  • Tropezones por cables de teléfonos y computadoras.
  • Resbalones por suelos mojados.
  • Posturas y movimientos adoptados.
  • Golpes por cajones abiertos y mobiliario mal dispuesto.
  • Cortes con elementos filosos.
  • Sobre esfuerzo por traslado incorrecto de cargas.

Si tu trabajo es de oficina, sigue las siguientes recomendaciones para evitar poner en riesgo tu seguridad:

  1. Es importante mantener canalizado todo el cableado de las instalaciones eléctricas en pasillos y escritorios.
  2. Señalizar las zonas que se encuentren en mantenimiento, por ejemplo aquellos suelos que estén mojados.
  3. Las sillas con ruedas son muy cómodas para trasladarte, pero al mismo tiempo son peligrosas al momento de sentarte. Cuando lo hagas procurar sostener la silla, para lograr estabilidad.
  4. Lleva a cabo actividades de ejercicio físico, si trabajas en oficina, pasas mucho tiempo sentado y esto puede ocasionarte dolores en la zona cervical, lumbar, hombros, brazos y muñeca. Los ejercicios mantienen un tono muscular adecuado y ayudan a liberar tensión acumulada por la jornada laboral.
  5. El orden es vital dentro de la oficina, al abrir gavetas y cajones, procura cerrarlos para que tú y tus compañeros no se tropiecen.
  6. Evita forzar tu cuerpo con cargas muy pesadas, si debes hacerlo, coloca los pies separados, flexiona las rodillas, acerca la carga lo máximo que puedas a tu cuerpo, con la espalda recta y ligeramente inclinada, eleva la carga ejerciendo la fuerza sobre las piernas.

Evitar las situaciones de riesgo en la oficina es tarea tanto de la empresa como de sus trabajadores, es por esto que ambos deben concientizarse sobre los riesgos existentes en los puestos de trabajo y la necesidad de adoptar medidas preventivas, ya que son la clave para garantizar la seguridad, además que aumenta la cultura sobre estos temas, y en definitiva mejoramos la calidad de vida en el trabajo.


¿Preguntas? Contáctanos