¿Qué son las pausas activas y cómo pueden ayudarte?

Compartir


ginastica-laboral-trabalho

Son ejercicios físicos y metales que realizan los trabajadores por corto tiempo durante la jornada laboral para refrescar mente y cuerpo. Este término fue introducido por profesionales de la salud ocupacional como solución para disminuir el número de casos de personal afectado por enfermedades laborales tales como, estrés, fatiga visual, dolores de espalda, síndrome del túnel carpiano y trastornos de trauma acumulativo.

Realizar pausas activas durante la jornada laboral te resulta muy beneficioso por las siguientes razones:

  • Mejoran la capacidad de concentración.
  • Liberan estrés articular y muscular.
  • Modifican la rutina de trabajo, brindándole a la persona un mejor estado de ánimo y de alerta.
  • Previenen lesiones físicas y mentales.
  • Favorecen el descanso de la vista por exposición al monitor de la computadora.
  • Ayudan a la buena postura.
  • Mejoran el desempeño laboral.
  • Promueven la integración entre compañeros de trabajo cuando se trata de ejercicios grupales.
  • Mejoran la circulación.
  • Reducen el riesgo de enfermedades relacionadas con el trabajo.

Te estarás preguntando en qué consisten las pausas activas. Pues aquí te ofrecemos algunos ejercicios que puedes realizar.

  • Para tus ojos, parpadea varias veces hasta que se humedezcan de nuevo. También puedes cerrarlos y hacer movimientos circulares a la derecha y a la izquierda.
  • Para tu cuello, gira la cabeza hacia el lado derecho y mantén esa posición por 10 segundos, luego haz el mismo movimiento al lado contrario. Repite esta acción 3 veces.
  • Para tus hombros, con los brazos al lado de tu cuerpo realiza una rotación de hombros como si dibujaras 5 círculos hacia adelante y 5 hacia atrás. También puedes elevar ambos hombros tratando de alcanzar las orejas y sostener por 5 segundos y luego relajar. Repite esta acción 3 veces.
  • Para tus manos, haz movimientos circulares con las muñecas a la derecha y luego a la izquierda. También puedes abrir y cerrar las manos. Repite cada movimiento 5 veces.
  • Para tu espalda, estando de pie y con las piernas separadas, inclina tu espalda hacia adelante mientras estiras los brazos. Vuelve a la posición inicial y repite 3 veces la acción. Estando sentado, puedes inclinar el tronco hacia adelante relajando los brazos, cuello y cabeza. Mantén esa posición por 10 segundos y vuelve a la posición inicial lentamente.
  • Para tus pies, balancea la planta del pie desde el talón hasta punta. Repite 3 veces.
  • Para tus rodillas, estando de pie, levanta la rodilla derecha hasta el pecho y mantén esa posición por 10 segundos luego repite la acción con la otra rodilla. Repite 3 veces.
  • Para tus piernas, estando parado, coloca un pie delante del otro. Apoya todo tu peso hacia adelante asegurándote que el talón esté completamente apoyado en el suelo. Matén esa posición por 10 segundos y luego cambia de pierna. Repite estos movimientos 3 veces.

Como verás son ejercicios muy fáciles de realizar y que te ayudarán a mantener un estado de salud óptimo. Haz de ellos un hábito y verás que tanto tu cuerpo como tu mente estarán más relajados y funcionarán de mejor manera durante tu horario de trabajo.

También puedes ver Consejos para evitar las situaciones de riesgo en la oficina

 


¿Preguntas? Contáctanos